UK Chapter Six: Esto es una española, un turco, una italiana y dos ingleses...

Pues efectivamente, la historia continúa, resulta que al poco de estar trabajando en Madrid, me llamaron de una de las últimas entrevistas que había hecho antes de irme, y me ofrecieron un puesto estable, una mejora en muchos aspectos, en mi carrera profesional.

Hace una semana que regresé a Londres, con mi maleta a cuestas, y tuve la suerte de encontrar piso en un día. Llevaba los deberes hechos, desde una web muy útil contacté con caseros o compañeros de piso que ofrecen habitación, y tan sólo vi dos, ya que me enamoré de la segunda. Está muy chula, con jardincito, es amplia y muy soleada. Pero aún más que la habitación, me conquistaron los compañeros. Es un ambiente muy a lo Big Bang Theory, entre científicos y genios informáticos, de diferentes nacionalidades, como reza el título de este texto, un turco, una italiana y dos ingleses.
 El mismo día que decidí quedarme, mientras el casero despejaba algunos trastos de la habitación, acabé tomando té con ellos y hablando de religión y de mil cosas, ¡y nos acabábamos de conocer!
Ha sido un gran alivio, ya que tenemos el mismo nivel de independencia cada uno en sus habitaciones, pero un tiempo de cohabitar al menos media hora al día después del trabajo, y es el equilibrio perfecto. Este viernes tomaremos algo los 5, así que en ese aspecto estoy muy contenta.



El lunes fue mi primer día en la empresa, me enseñaron las instalaciones y me presentaron a tanta gente que aún sigo mezclando nombres. Luego el jefe nos hizo una introducción (otra chica se incorporaba ese día para otro departamento), y ya me enteré en qué trabajo. La empresa, que es Kaplan International, se dedica al sector educación, la menor parte es que tienen cursos de idiomas, pero básicamente su labor es de intermediaria con universidades británicas, americanas y australianas, entre otras, para reclutar a futuros universitarios de todo el mundo. Es decir, si te apetece ir a la universidad de Liverpool, puedes probar a escribirles cuando son las admisiones, pero si eres de un país lejano y no sabes cómo rellenar papeleo o si tus estudios son suficientes, puede ser probable que te rechacen. Entonces mi empresa hace cursos puente para que estos estudiantes puedan optar a la universidad y les ayudan a formarse más si les falta un poco para llegar a los requisitos de admisión.

 Hay una nacionalidad minoritaria, y es la británica, este sitio es un crisol de culturas, desde árabes, hindúes, brasileños, portugueses,chinos, africanos, y un largo etcétera, aquí cada uno es de un rincón del planeta, lo cual lo hace más interesante, porque siempre tienes algo que aprender del compañero de al lado. La compañera nueva preguntó, ¿hay algún código de vestimenta? sinceramente a mí no se me había ocurrido, estoy acostumbrada a que den por hecho que los diseñadores vamos por libre.. El caso es que sí lo hay, no lleves vaqueros ni cosas muy informales. Justo como iba vestida yo ese día. Así que para evitar el bochorno a mis compañeros, rápidamente tiré los pantalones por la ventana y me envolví en periódicos.

Ahora las cosas curiosas tipo google
 - Hay duchas para que vengas al trabajo en bici y te puedas asear.
- Si llegas un poco antes de las 9, tienes desayuno gratis.
- Hay un bar para que tomes copas con los compañeros hasta las 11pm y con precios de risa.
- En la cafetería puedes jugar al futbolín y al billar gratis.
- Cada cierto tiempo se hace una porra de cuándo crees que llegarán a la cifra deseada de captar alumnos, entonces si has acertado, te regalan bombones.
- Suelen publicar vacantes y animan a los empleados a que recomendemos a gente, si les contratan, te bonifican.

Probablemente se me queda alguna cosa en el tintero, pero tan sólo llevo 3 días, así que las iré descubriendo.

 Aunque todo está saliendo bien, he de decir que aun me estoy adaptando a tantas novedades, que a veces me paro a pensarlo y da vértigo, pero a largo plazo, estoy en el sitio adecuado en el momento justo.

Ahora el plan es quedarme donde estoy viviendo al menos 9 meses, y empezar a ahorrar como una loca, ahora que por fin puedo, y por fin cumplir mi sueño dorado: ¡la máquina industrial de las cafeterías de hacer zumo! (y un señor que la limpie bien una vez por semana, que limpiarlas debe ser latoso).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Japan

Taiwan chapter 3: Descubriendo a la isla

Taiwan chapter 4: Vuelta a casa