UK Chapter Eight: World's End y verano fresquito

El sábado hago un mes en tierras anglosajonas. Qué rápido ha pasado. Y el miércoles, llevaré un mes en la empresa. Esto es lo destacado de mis últimas andanzas, un "greatest hits" :

La semana pasada cobré por fin el primer sueldo, ¡me quedaban solamente 20 euros en mi cuenta de ahorros! Estaba ya en modo supervivencia extrema, ahora ya soy lugareña.

He visitado un par de veces a mi nueva familia británica (aquí hablaba de cómo les conocí) y me llevaron a Brighton, es zona costera que cuando está soleada se disfruta mucho, pero como no pasa a menudo, también está preparada con zona cerrada en el muelle, el Pier.


El origen histórico de este sitio es del año 1823 cuando recalaban barcos de Francia, y servían de zona turística donde los pasajeros se dejaban unos ahorrillos. Solían haber amenidades y carromato con adivinos, el ambiente de la zona sirvió de inspiración para artistas de la talla de Turner. Aún se mantienen algunos detalles retro, pero el resto es maquinitas tragaperras y parque de atracciones.


Este carromato mola un montón, en el cartel aseguran que los bancos y compañías de seguros que mencionan, son clientes habituales. Ya me gustaría ver una junta de accionistas sopesando estrategias según lo que les han profetizado :)

El ambiente de Brighton es muy diferente al de Londres, contrasta por un estilo más hippie y descuidado. En la ciudad se respira elegancia y prisas, aquí en cambio da sensación de vida contemplativa. Paseando por las calles, encontramos esta curiosa chocolatería, donde competían en originalidad, el título con los escaparates... qué extravagancia de tartas de chocolate tallado y de mil colores, una maravilla, es todo un museo para golosos.

Chocolatástico

Choccywoccydoodah es el nombre del sitio

Aparte del puerto, Brighton es famoso por su Royal Pavilion, un edificio de estilo hindu-saraceno, construído por orden del príncipe George de Gales, como nidito de amor, según me contaron. ¡La verdad es que es impresionante!


También tomamos té en una curiosa tetería dictatorial, donde te miraban mal si pedías café. Tenían tés muy originales, y probé uno de palomitas. Sabía exactamente como lamer un cuenco después de verte una peli comercial, ¡pero había que probarlo!

Mis padres adoptivos ingleses, de estampa tradicional

Aparte de llevarme a hacer turismo, me han regalado una bicicleta olvidada en un garaje. Ahora mismo me están cambiando las ruedas en el taller, pero no pueden imaginar lo contenta y agradecida que estoy con el invento. De momento no tengo planeado pedalear al trabajo, porque los conductores son un tanto agresivos y me ponen nerviosa. Aquí cerca hay mil parques donde desfogarme durante horas, así que ya iré viendo.


La semana pasada, un compi de curro me prometió llevarme a bares de rock por Camden, la cosa se fue animando al organizarlo y acabamos llevando a 4 compañeros más, recelosos al principio, de salir en ambiente rockero, pero se lo pasaron muy bien. Cenamos en un brasileiro y me tomé este original caipirinha de frambuesa y chili, picante y molón.


Llegó el gran momento, y conocí uno de los bares más míticos, World´s End. Está decorado como una ciudad subterránea, con sus callejones y tiene hasta pequeños escaparates. Es como pasear por un decorado de alguna peli sobre jack el destripador. Hasta hay un simpático cadáver momificado colgando del techo.



El ambiente era muy diferente a bares de esta temática de España, estaba todo el mundo como en una cafetería bebiendo té, cerveza o cenando, con mucha iluminación, pero con música extrema a todo trapo. 

Y poco más que contar, ahora me dedicaré a pedalear por parques y quizás a arreglar el jardín, que parece el amazonas, y el casero no tiene pinta de querer ayudarnos. Me despido por ahora, ¡hasta pronto!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Japan

Taiwan chapter 3: Descubriendo a la isla

Taiwan chapter 4: Vuelta a casa