UK Chapter Five: Inesperado desenlace de acontecimientos

A principios de la semana pasada, mi aventura anglosajona dio un giro, recibí una llamada de la empresa para la que solía trabajar en Madrid. Resulta que están volviendo a tener bastante trabajo, porque hay nuevos acuerdos con clientes y me pedían firmar con ellos porque se acerca una temporada cargada de proyectos.

No me malinterpreten, es genial volver a firmar de nuevo con una empresa que te ha tratado siempre bien y donde has aprendido muchas cosas. Pero en un primer momento, todo esto me llenó de sentimientos encontrados.
Por una parte, las empresas inglesas ofrecen mucha más estabilidad a largo plazo, y también es cierto que ya estaba consiguiendo buenas recomendaciones a partir de la web que diseñé para Rich y su negocio de motos para forjarme una clientela y hacer webs por libre.
Pero tal y como están las cosas, lo más sensato ahora es coger el primer trabajo bueno que aparezca, y más si es de mi profesión. El nuevo plan, es rezar para que al menos el contrato dure más de un año,  y en el caso de hacer una web que estoy pendiente de confirmar para un señor inglés, con el dinero generado invertiría en volver a Inglaterra de vez en cuando y seguir afianzando potenciales clientes.
Tras una despedida muy apresurada de mis nuevos amigos y mi casa inglesa, me regresé y hoy ya he firmado el nuevo contrato.

Es extraño mentalizarte de que tu camino iba a ir por una vía y que las circunstancias te hagan desviarte. Para la gente que lo ve desde fuera es fácil, quizás les parece la historia de la españolita exiliada que vuelve de las penurias, pero para mí se trataba de la lucha por labrarme un futuro mejor para mí y la que quiero que sea mi familia, y si había que pasar unos años dando tumbos, que así fuera, si al final afianzaba algo muy bueno en un país que da más oportunidades que este. Supongo que con el tiempo se verá que volverme fue la decisión adecuada, pero siento que dejé un pedacito de mí allá, mientras planeaba un futuro diferente.

Pero ya me conocen, volveré a construir mis planes y nuevas estrategias, con la misma filosofía de siempre.
Entropía y optimismo, ¡Y a seguir con el show!





Comentarios

Entradas populares de este blog

Japan

Taiwan chapter 3: Descubriendo a la isla

Taiwan chapter 4: Vuelta a casa